En el teatro, la acción no es una simple cuestión de movimiento o de agitación escénica perceptible.

También se sitúa, y sobre todo en la tragedia clásica, en el interior del personaje en evolución, en sus decisiones y, por tanto, en su discurso. De aquí proviene el término acción hablada (tomado de la “azione parlata” definida por Pirandello).

 

En escena, todas las palabras actúan y en este terreno, más que nunca, “decir es hacer”.

Sartre(1973) dijo “que el lenguaje es acción, que hay un lenguaje propio del teatro y que este lenguaje nunca debe ser descriptivo (…) que el lenguaje es un momento de la acción, como en la vida, y que solo está hecho para dar órdenes, para defender algo, para exponer bajo la forma de alegatos los sentimientos (es decir, con una finalidad activa) para convencer, defender o acusar, para manifestar decisiones, para desafiar verbalmente, para rechazar, confesar, etc.; en una palabra, siempre en acción”.

¿Por qué lo hacemos?

La Cultura, se encuentra en cambio permanente, pero en estos momentos pareciera que todo se acelera. Las modificaciones en las costumbres a partir de lo sanitario. La aparición de nuevas tecnologías que irrumpen en un arte que tiene más de 2000 años documentados, generan muchas preguntas, aliados y detractores. Los colectivos culturales exigen derechos postergados u olvidados, crean discusiones nuevas dignas de ser puestas en el centro. También están las nuevas generaciones que empiezan a dar sus primeros pasos, para luego tomar su lugar. Los sistemas educativos se transformaron, poco tienen que ver la forma en la que enseñaba teatro hace 5 años a cómo nos enfrentamos hoy a la transferencia de conocimientos profesor alumno. Todo esto, y más también, nos encontramos discutiendo en esta plataforma. ¡Bienvenidxs!

Francisco

Author Francisco

More posts by Francisco

Leave a Reply